restaurante huesca

La Taberna de Lillas Pastia abrió sus puertas el 9 de agosto de 1995, precisamente el año en el que se cumplía el ciento cincuenta aniversario de la obra "Carmen" (P. Merimée, 1845), una de las obras más famosas de la literatura moderna y que más proyección ha tenido en la literatura y en música, entre otras

Y es, en este contexto, donde se creó, bajo la dirección del cocinero Carmelo Bosque, el marco conveniente para que el restaurante fuera un lugar donde se hiciera realidad la convivialidad de quienes buscan en la buena mesa una fuente de placer y sensaciones.

El restaurante se encuentra en la planta baja del edificio más significativo del Modernismo de Huesca, el Círculo Oscense, o Casino, lo que le confiere un ambiente singular y acogedor. Así, bajo la dirección del arquitecto e interiorista Jesús Moreno se incorporaron elementos decorativos y de iluminación en los que participaron artistas de reconocido prestigio nacional como son Raúl, Isidro Ferrer, Vicente Badenes, Pilar Lorte, Eduardo Cajal, Carrera Blecua, y Nicolás Sánchez, contribuyendo todos ellos a ofrecer al comensal un ambiente acogedor y hacer patente la voluntad del Chef de que La Taberna de Lillas Pastia, en su lenguaje externo y plástico, fuera una clara manifestación de que en su cocina y en la mesa se habían de conjugar perfectamente su cultura culinaria arraigada en su tierra natal con las visiones y tendencias más actuales de la cocina contemporánea.